La Noticia de Perfil™ •

Espían nuestras narices



© by Paulovich



La Paz - Bolivia,domingo, 05 de diciembre de 2010

Protundamente alarmado ante la revelación de documentos diplomáticos norteamericanos que han desatado justas voces de protesta de nuestras autoridades al saber que fueron objeto de espionaje por parte de la primera potencia mundial, llamé a mi comadre Macacha para que me examinase las narices.

La cholita cochabambina me dijo que no era ornitorrinco para hacerlo, lo que me obligó a corregirla suavemente: “No se dice ornitorrinco a los especialistas en narices, sino otorrinolaringólogos”. Disculpándose mi comadre y pidiéndome que yo no metiera las narices en su poca cultura médica.

Sin embargo, mi comadre obedeció mis órdenes y me examinó las narices que son parte importante del cuerpo de un periodista, diciendo mi comadre: “Por lo que veo, usted tiene una nariz un poco ancha, lo cual indicaría que tiene un buen olfato periodístico, lo cual no siempre es cierto porque muchas veces mete usted las narices en cosas que no le importan”, lo cual me preocupó un poco.

Aprovechando de mi estadía en Cochabamba, sugerí a mi amigo Aristóteles Giorgiadis Quiroga que incluyera el tema de “Las Narices del presidente Evo y su importancia en el avance del Socialismo Katarista del Siglo XXI” en la agenda de estudios del Ateneo Pericles que agrupa a pensadores y filósofos cochabambinos que asisten al Bar Comercio. Sugestión que él aceptó de inmediato y que fue discutida en los senos de dicha entidad pues tiene dos senos y no es ch'ulla teta como otras instituciones.

El asunto fue tratado en forma breve pero sustanciosa, respondiendo a la pregunta que hoy se formulan los bolivianos al saber que la diplomacia norteamericana y las agencias de inteligencia de dicha potencia se ocuparon de la nariz del presidente Evo en vez de averiguar nuestro verdadero potencial de uranio que podría favorecer a Irán y a Venezuela.

Los informes revelados últimamente sugieren que nuestro Presidente pudo haber sufrido de un tumor en la nariz que le habría sido extirpado por médicos cubanos en un centro quirúrgico exclusivo montado por expertos médicos de ese país, noticia que fue negada por las autoridades, las que aseguran que el Mandatario boliviano sólo sufrió de un desvío de su tabique nasal que le fue corregido. Un intelectual del Bar Comercio comentó: “Desde entonces y gracias a los cirujanos cubanos nuestro Presidente huele en forma correcta y nadie podrá acusarlo de ningún desvío nasal ni doctrinal, ni siquiera el Vicepresidente que sabe mucho de teorías políticas”.

La intervención de pensadores dirigidos por el greco–cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga nos hizo comprender que el espionaje es parte de todo accionar diplomático, y alguien definió al verdadero diplomático de ser un espía vestido de esmoquin unas noches y otras disfrazado de Matahari. Menos mal que hasta ahora no conocemos ningún informe diplomático que nos revele el verdadero accionar diplomático de cubanos, venezolanos, nicaragüenses y bolivianos y sólo nos revelan problemas relativos a las narices de nuestro presidente Evo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure