La Noticia de Perfil™ •

La Mamita de Cotoca, pue



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, martes, 07 de diciembre de 2010

Después de debatir y solucionar con mis amigos del bar Comercio de Cochabamba importantes asuntos como la posibilidad de instalar una sucursal clandestina del infierno para entrenar a los conjuntos de la Diablada de Oruro, que funcionaría en las cercanías de Punata, y protestar contra el espionaje norteamericano en la nariz del presidente Evo, pensé en retornar a La Paz para vender mis artículos navideños que interné al país con mucho sacrificio, pero ya sabemos que un proverbio nos dice: “El hombre propone, Dios dispone, viene una chola cochabambina y lo descompone…”.

“No, compadre, no retornaremos aún a La Paz porque mañana se celebra el día de la Inmaculada Concepción, es la fiesta de la Virgen de Cotoca y allí debemos estar para rezar ante la Mamita, bailando o sin bailar”.

Recordando viejos tiempos, dije a mi pariente espiritual que deberíamos ir en carretón, pero ella lanzó una carcajada ante mis palabras y me dijo: “Ya no hay carretones en este tiempo, y ahora realizaremos nuestra peregrinación en su motocicleta Hardley Davidson que me entregó usted como ‘prenda’ del préstamo en dólares que le concedí”. Ella se despejó en mi delante de su vestimenta y se vistió como la peregrina de aquella canción que dice: Pongase el vestido rojo para ir a bailar, y una flor en el cabello para enamorar…

Llegamos a Santa Cruz en menos que canta un gallo y de allí a Cotoca, en medio de un tránsito de vehículos impresionante, mientras la motocicleta que conducía Macacha se abría paso alentada por mis gritos en su oreja que le decían: “¡Dale, comadre, métele sin miedo y enséñales a correr para que sepan cómo vuela una chola cochabambina cuando tiene que ir a bailar con su compadre!”.

Lo primero que hicimos al llegar a Cotoca fue visitar a la Madre de Dios, la virgencita de Cotoca, para darle gracias por los milagros que nos hizo este año y por los que realizó a nuestros gobernantes que en esta gestión endeudaron al país con créditos que llegaron de muchos países y que tendrán que ser pagados por nuestros nietos y bisnietos dentro de 30 años, cuando el presidente Evo tenga 80 y ya no recuerde que él fue quien contrajo esos préstamos.

Mi comadre me contó que había hablado con la Virgen de Cotoca en privado y que le había contado a la Madre de Dios que este Gobierno suprimirá a partir de 2011 la enseñanza de la religión católica en las escuelas y colegios fiscales de la ciudad y el campo, y que la Virgen de Cotoca le había dicho: “No te preocupes, Macacha, también en Rusia hicieron lo mismo los bolcheviques y después de 60 años de experiencia atea y revolucionaria, el pueblo ruso seguía siendo cristiano y la ciudad de Leningrado volvió a recobrar su antiguo nombre de San Petersburgo”.

Macacha estaba caliente contra los socialistas kataristas por lo que la Mamita de Cotoca le contó y me preguntó qué podríamos hacer; mi respuesta fue: “Nuestro jefe de la Iglesia Católica, el cardenal Terrazas, ha dicho en su última homilía que oremos por la concordia y la armonía entre todos los bolivianos”; Macacha dijo: “Amén”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure