La Noticia de Perfil™ •

Hacia un país cocalero



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 27 de octubre de 2009

Como ustedes saben, la última homilía pronunciada por nuestro cardenal Terrazas se ha referido a la producción y consumo de cocaína en nuestro país, lamentando sus consecuencias. Sus palabras, como siempre, me llegaron al corazón porque alguna vez —empujado por mi pobreza— vendí en mi quiosco “coca chanchito”, hojas de coca triturada listas para fabricar pichicata. Meditaba acerca de mi pecado, cuando recibí un telefonazo procedente de Berlín (Alemania).

—¿Podría hablag con mi sobrino von Paulus Huanca?
—Hablas con él, tía Clothilde von Karajan Quiroga, pero en este momento estoy sentado sobre el inodoro, ¿no te molesta que te hable desde un lugar tan exclusivo?
—Clago que me fastidia, ¿no podrías trasladagte a tu escritoguio u otra habitación más apta paga hablag con una dama?
—Es la habitación más higiénica de mi casa, como que algunos suelen llamarla “servicio higiénico” y yo paso aquí muchas horas porque es un lugar fresco y me sirve para meditar en los problemas de Bolivia y el mundo.
—Está bien, sobrino. Te llamo paga comentagte que una repagtición oficial nogteameguicana infogmó que Bolivia no cumple con sus compromisos para luchag contra las drogas y sé que el cagdenal Tegazas habló el domingo sobre el aumento de la producción y consumo de las drogas en nuestro país.
—Es verdad lo que dice, tía von Karajan y te cuento que a raíz de la crisis económica, cada día es mayor la cantidad de personas que cultiva hojas de coca y crece el número de los fabricantes de cocaína y la exporta al mundo.
—¿Tú nunca has participado de ese maligno negocio…?
—Yo no puedo mentirte, tía Clothilde, y por eso te confieso que alguna vez he vendido coca en mi quiosco para ganarme unos pesos porque mi sueldo de periodista no me alcanza para mantener a mi familia y a una chola que es mi comadre.
—¡Qué veggüenza, sobrino mío.
—Te prometo no hacerlo otra vez, tía von Karajan pero es el negocio más rentable en Bolivia; vieras lo prósperos y ricos que son ahora los cocaleros del Chapare.
—¿Sigue el presidente Evo Mogales siendo su principal diguigente?
—Claro que sigue, tía Clotilde, y el domingo, Evo les pidió a los cocaleros que voten por él para que en su próximo gobierno pueda conseguir la abrogación de la Ley 1008 que pena la producción y el tráfico de la droga.
—¿Qué significa abrogag, sobrino von Paulus?
—Quiere decir anular una ley. Esa abrogación nos convertiría en un Estado cocalero.
—A mí me paguece una bagbaguidad.
—A mí también, tía von Karajan, pero espero que eso sólo sea una promesa electoral para conseguir mayor votación.
—No te fíes, sobrino, pogque he sabido que el lema del señog Mogales es “Bolivia cambia, Evo cumple”.

Clic aqui para comentar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure