La Noticia de Perfil™ •

Cossío, refugiado en Paraguay


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 20 de enero de 2011

La otra noche, después de haber cumplido con mis obligaciones de dar clases de tango a señoras y señoritas de la alta sociedad alteña, me reuní con mis amigos yatiris y otros representantes de la intelectualidad alteña para pasar revista a la situación por la que atraviesa el país con el utópico afán de salvar a la patria, comenzando por salvar nuestra difícil situación económica.

El yatiri Calimán me dijo atrevidamente que yo me quejaba sin motivo, pues tenía a mi lado a mi comadre Macacha, quien es mi baluarte económico porque me repitió repetidas veces que mientras ella estuviera conmigo, absolutamente nada me faltaría.

Todos envidiaron mi situación sin darse cuenta de que el apoyo de mi pariente espiritual era simbólico y también sintético, y que yo me encontraba a punto de buscar refugio en la patria de mis mayores y de mis menores como es España. Fue en ese momento que llegó al naiclú “Malena” un intelectual chumeño, quien nos informó que el señor Mario Cossío, ex gobernador de Tarija, podrá permanecer en Paraguay como refugiado, por decisión de las autoridades del vecino país.

El anuncio del intelectual chumeño fue recibido con aplausos por todos los clientes del “Malena” como expresión de la nobleza que anida en el corazón de la mayoría de los bolivianos que siempre nos ponemos al lado de los perseguidos por la justicia de la cual sospechamos siempre.

La orquesta espontáneamente comenzó a interpretar las notas del himno nacional y del himno a Tarija, el primero fue entonado por todos los concurrentes y no así el himno a Tarija, cuya letra era desconocida para la mayoría. Al finalizar los himnos, hubo gritos de viva Bolivia, viva Tarija, viva el Bolívar, viva Mario Mena, viva Chingolo Orozco y viva Enriqueta Ulloa, no faltando vítores a Jaime Paz Zamora, su hermano Mario Paz Zamora y a Víctor Paz Estenssoro.

Pasada la euforia por la decisión de las autoridades paraguayas, busqué a mis amigos yatiris Calimán, Titirico y Wayruru sin poderlos hallar hasta que una de las bailarinas del elenco estable me dijo que se habían marchado del local al estar en desacuerdo con nuestra alegría espontánea de saber que un perseguido político había burlado a sus captores y había encontrado refugio en un noble país hermano.

Una de las bailarinas del “Malena” me preguntó si yo había combatido en la Guerra del Chaco, respondiéndole que en esos años yo era muy niño, pero que mi tío Pelópidas había asistido a tal campaña saliendo ileso de ella porque estuvo en el Fortín Te Awaitearé, mientras que mi tío Huebastián fue herido en el Fortín Corrales, donde lo mordió un chancho.

Al salir del “Malena” escribí esta crónica donde trato de describir la alegría de unos por la hospitalidad que recibió el señor Mario Cossío, ex gobernador de Tarija, el desacuerdo y el fastidio que sintieron otros, como mis amigos yatiris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure