La Noticia de Perfil™ •

Ni pan ni circo


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 09 de enero de 2011

Ante la inauguración del Año Judicial, mi transportadora oficial, la señora Macacha viuda de Racacha, me dijo en un tono insolente:

“Siento comunicarle, compadre, que no le acompañaré a ese evento importante porque no me gustan los circos y porque me dolería la barriga al escuchar decir en solemnes discursos que hay independencia de Poderes y que debemos inclinarnos ante la majestad de la Ley".
Rogué a mi motociclista que me llevara a Sucre, sede de la Corte Suprema de Justicia, porque allí conoceríamos a algunos magistrados probos, pero la cochabambina se entercó y no dio brazo a torcer, hasta que me calenté y le dije que era una tozuda. Al escuchar ese vocablo, ella reaccionó, respondiéndome: “No le voy a permitir que me diga cojuda" y me echó en la cara las llaves de contacto de mi bella motocicleta Harley Davidson.

Nunca había visto tan airada a mi comadre Macacha e instantáneamente pensé en los graves perjuicios que yo sufriría si mi comadre me abandonara. ¿Quién me conduciría en mi moto a los sitios más lejanos del país y, sobre todo, quién me socorrería en mis momentos de angustia económica?

Traté de aproximarme a Macacha, pero ella dio un paso atrás y me dijo a gritos: “¡No se me acerque compadre luego de haberme insultado con esa palabra tan fea terminada en ‘uda’! No sabe cómo podría reaccionar contra usted una descendiente de las Heroínas de la Coronilla”.

Desde una distancia prudente, le expliqué que la palabra tozuda no era ningún insulto y que por favor me perdonara, y que siguiéramos hablando de mi pedido para que me transportase a Sucre en mi motocicleta, y que en esa bella ciudad le presentaría a algunos jurisconsultos más insignes de Bolivia.

Macacha, empecinada, me dijo:

“No le llevaré a Sucre porque estoy segura de que allí se dirán discursos hipócritas, y yo soy una chola cochabambina sincera y conocedora de lo que es la Justicia en Bolivia y de la judicialización de la política. ¿Acaso usted, compadre, no es testigo de que el señor Leopoldo Fernández, ex prefecto de Pando, está en la cárcel de San Pedro cerca de tres años preventivamente? Yo le he dicho muchas veces compadre cómo se ha perseguido en nombre de la Justicia a varios alcaldes y gobernadores opositores que triunfaron legítimamente en las últimas elecciones. Y yo le he contado muchas otras cosas más".

“No me da la gana de ir a Sucre, a la inauguración solemne del Año Judicial, que más bien debería llamarse año jodicial".

Ante palabras tan vehementes, no me quedó más remedio que desistir de mi proyectado viaje a la ciudad de Sucre y decirle dulcemente a mi comadre Macacha:
“Entonces, comadrita Macacha, vámonos a Cochabamba en mi motocicleta conducida por usted y nos dirigiremos al Bar Comercio, donde notables pensadores greco–cochabambinos presididos por Aristóteles Giorgiadis Quiroga debatirán acerca del aumento de precio del pan, tema importantísimo que preocupa al pueblo boliviano y en especial a Cochabamba."
Macacha sonrió en señal de aceptación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure