La Noticia de Perfil™ •

Parches en el gabinete


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, martes, 25 de enero de 2011

Mientras yo deseaba asistir a la inauguración de la Feria de Alasita para interpelar al Ekeko (que se hace llamar “Dios de la abundancia”) por la falta de elementos indispensables en la despensa de mi hogar, llegó a mi casa mi comadre Macacha para comunicarme que iríamos a felicitar a los tres nuevos ministros de Estado recién designados por el presidente Evo. Yo me negué a acompañarla aduciendo que no me gusta esa ceremonia de besamanos, pero ella insistió alegando que lo cortés no quita lo valiente y deberíamos estrechar esas manos ministeriales para que nos transmitieran su buena suerte y su ingreso en el mundo de la abundancia.

Cuando la cholita cochabambina me dijo con tono amenazante:

“Si usted no me acompaña a cumplimentar a los nuevos ministros, deberá atenerse a las consecuencias y le ruego no olvidar que se acercan los carnavales y se encuentra usted completamente ‘yesca’”.
Sus duras palabras me hicieron recapacitar y monté en mi motocicleta Hardley Davidson, cuyo motor ya estaba encendido partiendo con dirección a un ministerio.

Al desembarcar junto a la puerta principal del edificio, unas 200 personas que nos antecedieron nos impidieron entrar manifestándonos a gritos que ellas habían madrugado para felicitar a la nueva autoridad y que no permitirían que unos “coladores” como nosotros ingresemos antes que ellas. La cochabambina se encaró con los madrugadores y, sacando de entre sus polleras su credencial de periodista que le entregué como “prenda” de un pequeño préstamo que me hizo, les dijo:

“El señor es periodista y yo soy su secretaria, y ambos tenemos que entrevistar a la nueva autoridad para conocer y luego divulgar sus planes de Gobierno”.
Sus palabras no convencieron a los ciudadanos que querían felicitar a la autoridad recién designada y luego pedirle “pegas”, como es norma cuando un ministro comienza sus importantes y trascendentales tareas de Gobierno. Eso sí, pidió que nos dieran paso y respondiendo a las palabras de mi comadre, de mi secretaria, empezaron a gritar:
“¡Fuera coladores! Qué va a ser periodista ese enano y qué va a ser su secretaria esa chola cochabambina. ¡Fuera coladores!”.
Ante la decisión del gentío tuve ganas de marcharme avergonzado porque yo no sentía ningún deseo de felicitar a la nueva autoridad y menos pedirle una pega, hallándome a punto de abandonar a mi comadre Macacha que me incitó a venir. ¡Pero las cochabambinas no se rinden! Mi comadre se fue hasta mi motocicleta y descargó dos escobas que había traído para obsequiar al nuevo ministro y pedirle que con ellas barriera a todos los incapaces que ocupan cargos técnicos en esa repartición por el sólo hecho de ser masistas y recomendados del presidente Evo o el vice Álvaro. La cochala comenzó a blandir su escoba contra los buscapegas y se abrió paso mientras yo seguía utilizando mi escoba como escopeta.

Cuando quisimos entrevistarnos con la nueva autoridad, su secretaria nos dijo: Lamentablemente no podrá recibirlos porque se encuentra enfermo y está pensando en su familia”, dos cosas que el presidente Evo prohibió a sus ministros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure