La Noticia de Perfil™ •

La primera rodilla del país


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 20 de marzo de 2011

Me encontraba recorriendo arrodillado las 14 estaciones del vía crucis, acto piadoso de la Cuaresma, cuando irrumpió en el Templo de la Exaltación de la Parroquia de Obrajes mi comadre Macacha, quien me levantó tomándome de los cabellos para sentarme en un banco y me dijo con espanto:

“Cuide usted sus rodillas, compadre, y suspenda su vía crucis, para que no le pase lo mismo que a nuestro presidente Evo…”.
A continuación y sin respetar a los padres pasionistas que conducen la parroquia, me tendió en un banco, me frotó mis t’usus con agua bendita, acarició mis rodillas y las untó con una pomada que ella misma había fabricado y me las vendó cariñosamente. Ya en la calle hizo parar un radiotaxi, me tendió en el asiento trasero y le dijo al conductor:
“Sígame porque yo iré por delante conduciendo la motocicleta Harley Davidson del caballero”.
Cuando llegamos a mi casa, ella me levantó en sus brazos y me condujo hasta mi lecho conyugal para que reposara. Luego me contó la desgracia del presidente Evo que dejará de trabajar en el Palacio durante dos semanas por sufrir una inflamación en su rodilla izquierda a causa del intenso trabajo intelectual y físico que desarrolla en el ejercicio de sus funciones.

Agradecí las atenciones que me brindó la buena cholita cochabambina y le di la mala noticia de que yo no podría permanecer en la cama, porque viajaríamos a Cochabamba donde se realizaría hoy un foro-debate sobre “La salud del Presidente y la importancia de su rodilla en el Desarrollo de la Revolución Socialista Boliviana”. Pese al título tan largo del foro, nos trasladamos a la capital científica y cultural de Bolivia en mi motocicleta, conducida por ella en un nuevo raid bautizado con el nombre de “Polleras al Viento para desinflamar rodillas”.

Eminentes científicos y médicos vallunos expusieron sus conocimientos acerca de la rodilla, intercambiando opiniones con intelectuales y pensadores greco–cochabambinos dirigidos por mi amigo Aristóteles Giorgiadis Quiroga, no faltando curanderos quechuas que también ofrecieron sus servicios para curar al presidente Evo. Sin embargo, la mayoría de éstos afirmó que el mal del Presidente no era grave ni peligrosa para la continuidad de la revolución boliviana, calificada por un famoso periodista colombiano como una marcha hacia el socialismo del siglo XV, o sea antes del Descubrimiento de América.

El foro–debate realizado en los salones del Bar Comercio (El Barco) tuvo mucho brillo, aunque no faltó un cochala despistado que se refirió a la rodilla presidencial como un pretexto utilizable por sus enemigos políticos que se refugian en algunos movimientos sociales para avanzar en sus posiciones y exigir al Presidente un mejor Gobierno con el concurso de compañeros cuyas rodillas no sufren de mal alguno.

El encuentro científico de Cochabamba fue todo un éxito y casi todos se fueron a comer, menos yo, que me dirigí a la Catedral a concluir de rezar el vía crucis que Macacha interrumpió hace unos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure