La Noticia de Perfil™ •

Cárcel nueva para futuros reos


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 17 de febrero de 2011

Todos los medios informativos nos han mostrado el desastroso estado del recinto carcelario de San Pedro donde los muros remojados por las lluvias están a punto de caerse mientras las aguas subterráneas del alcantarillado están a punto de colapsar por falta de una permanente atención, o sea que el viejo panóptico está a punto de caerse.

Esa realidad me entristeció y mi comadre me dijo: “Qué le importa a usted, compadre, si usted nunca más volverá a estar encerrado tras los muros de San Pedro por tener ahora más de 80 pirulos”, palabras que me disgustaron, porque en el fondo querían decir que ya no estoy en edad de delinquir, lo cual no es verdad.

Para no discutir con la buena cholita cochabambina, la invité a cortar unos tangos en el “Malena” y a dibujar unas cumbias villeras hasta “hacerla flecos” y luego ponerme a conversar con mis amigos yatiris y algunos intelectuales alteños acerca de la necesidad de construir una nueva cárcel.

Mi plan fue cumplido a la perfección, pues después de bailar una hora con mi comadre Macacha, la dejé descoyuntada en su silla y me reuní con mis amigos para convencerles de la necesidad de construir una nueva cárcel en la zona de Río Abajo, que goza de mejor clima que el centro paceño y se encuentra situada a una altitud parecida a la de Cochabamba.

Mi amigo yatiri Calimán me advirtió que el primero en oponerse a mi interesante proyecto sería el ministro de Economía, el señor Arce, a quien calificó de “tacaño”.

El yatiri Wayruru, que apoyó mi proyecto, dijo que un proyecto de esta naturaleza podría contar con la ayuda de Cuba e Irán, países que seguramente cuentan con cárceles más confortables que San Pedro, pero yo me opuse al financiamiento extranjero, pues la nueva cárcel paceña debería ser construida dignamente con fondos bolivianos.

A esta altura del debate, retornó a la charla mi comadre Macacha visiblemente repuesta luego de haber dormido una hora, durante la cual guardé su bolso lleno de billetes y apoyó mi plan haciéndoles entender que en Bolivia las obras importantes son entregadas después de 20 o más años de ser proyectadas, o sea que en el mejor de los casos, la nueva cárcel sería estrenada en el año 2031 o 2032, cuando nuestros gobernantes de ahora ya no estarían en el poder y tal vez estarían siendo juzgados justa o injustamente por algunos hechos irregulares.

Estas palabras encendieron el interés de mis amigotes y Wayruru me dijo en la oreja: “Inmediatamente hablaré de tu proyecto de una cárcel nueva con mis amigos Sacha Llorenti y el ministro Arce, para que lo apoyen ya que muchos de nosotros dentro de 20 años ya no estaremos en el Poder y podríamos estrenar la nueva cárcel, más linda y confortable que la vetusta cárcel de San Pedro.

Ojalá que este mi hermoso proyecto sea bien comprendido y que dentro de 20 años tengamos una cárcel nueva. Para entonces yo ya estaré sembrado, pero contento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure