La Noticia de Perfil™ •

Mi simpatía por presos y reos


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 24 de febrero de 2011

Al viceministro nacional de Disparates (Sector Justicia), Paulino Huanca, natural y vecino de esta ciudad, aunque refugiado temporal y clandestinamente en la ciudad de El Alto, donde me gano la vida impartiendo clases de tango a señoras y señoritas de la alta sociedad alteña, con cédula de identidad Nº 218618 empeñada en el Bar Chuma de la ciudad de La Paz por consumo de comidas y bebidas, documento que fue reemplazado por otro que me fue otorgado en la localidad de Colcapirhua (Cochabamba). Periodista de oficio desde mi tierna edad de quince años. Casado hace 14.262 días con una noble y hermosa dama española nacida a orillas del río Ebro. Presentándome ante su Autoridad, con todo respeto digo y expongo.

Como posiblemente usted ya se ha enterado, actualmente nuestra sociedad se halla conmovida ante la crisis carcelaria que se ha producido en el país al saberse que nuestros penales se hallan saturados de presos que viven en condiciones infrahumanas en cuanto a vivienda, alimentación y asistencia sanitaria, motivos por los cuales actualmente se encuentran en estado de emergencia exigiendo la atención justa del Estado.

Esa aflictiva situación se ha producido en la cárcel de San Pedro en La Paz, en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro y en las cárceles de Cochabamba, Santa Cruz, Cobija y Sucre, lo que equivale a decir que los encarcelados de todo el país protestan por las condiciones en que viven y exigen que el Estado mejore su diario y triste vivir, aunque muchos de ellos se encuentren presos por haber cometido delitos que nuestras leyes sancionan.

Este mi apoyo a las demandas justas de los reos y de los que no son reos nace de la natural simpatía que siento por ellos, porque nadie está libre de la desgracia de caer un día en una de nuestras cárceles o mazmorras, como yo la tuve un día, hace muchos años, cuando fui encarcelado en el penal de San Pedro acusado calumniosamente de bigamia.

Por esa mi experiencia, le digo que nuestras cárceles son como la casa del jabonero, donde el que no cae, resbala y usted mismo —señor Viceministro— podría caer preso en una de nuestras cárceles dentro de algunos años acusado calumniosamente de algún delito, por lo cual le insto a actuar rápida y eficazmente para la mejoría de nuestros establecimientos carcelarios.

Tengo la esperanza, señor Viceministro Nacional de Disparates (Sector Justicia) de que esta crisis carcelaria nacional sea solucionada pacíficamente y que nuestros presos y reos vivan su encierro en condiciones más humanas, y que puedan ser medianamente felices en medio de la desgracia que significa haber perdido la libertad, que es uno de los bienes más preciados que Dios concedió a los hombres. Mientras tanto, mi solidaridad más sincera con todos los presos y reos de nuestras cárceles. Será justicia, etcétera, etcétera, etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure