La Noticia de Perfil™ •

Wayruru y la falta de alimentos


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, viernes, 11 de febrero de 2011

Cada día, uno aprende cosas nuevas en la escuela de la laif departiendo con ciudadanos humildes en lugares democráticos, como es el naiclú “Malena”, al que asistimos regularmente representantes de la cultura alteña, algún curandero chumeño, mujeres de buen vivir, prestigiosos yatiris y elocuentes pajpacus, entre los cuales alterna el último periodista bohemio.

Hace poco tiempo conocí al yatiri Wayruru, quien me reveló algunos detalles del viaje relámpago que hizo nuestro Presidente Evo a Senegal, un país de África Occidental, aumentando así mi admiración por los yatiris y su creciente importancia entre los gobernantes no sólo de nuestro país, sino también en otros mandatarios del mundo, como el ex presidente brasileño Lula, diciéndome Wayruru que el mundo andaría mejor si el presidente Obama contara con su propio brujo negro.

Ingresando a un terreno confidencial, Wayruru me confesó que él era un campesino cochabambino y que pertenecía a una comunidad indígena en la provincia Arque. Con tono argentino me dijo:

“Vos sabés, yo soy arquentino y un día me vine a La Paz para ejercer de yatiri abandonando el cultivo de la tierra, como muchos de mis paisanos”.
Le conté a Wayruru que el presidente Evo en su discurso había echado la culpa de la escasez de azúcar a los empresarios azucareros, contestando el brujo andino:
“Mirá hermanito, esa podría ser una parte de la verdad, pero yo creo que la caída de nuestra productividad agrícola es que en los últimos seis años muchos campesinos hemos abandonado nuestros cultivos y nuestras tierras para ayudar a nuestro hermano Evo en su tarea de gobernar nuestro país…”.
Nunca había caído en cuenta de esa verdad histórica y me atreví a decirle a Wayruru que él se había trasladado a La Paz como yatiri, pero el brujo me respondió:
“Es verdad que vine como yatiri, pero rápidamente sobresalí y me convertí en asesor del Ministro de Relaciones Exteriores, como mis colegas Calimán y Titirico, que ahora conducen nuestras relaciones exteriores, aproveché de esa situación y ahora estoy muy cerca de nuestro Presidente, y todos me buscan y quieren estar conmigo, como tú hermanito periodista”.
Como le pedí al mozo que nos sirviera dos whiskys etiqueta negra y dos negras sin etiqueta, Wayruru se puso más expresivo y me contó confidencialmente que en los últimos seis años miles de campesinos habían abandonado sus tierras de cultivo en Cochabamba, Oruro y Potosí para trasladarse a la sede del Gobierno, y me dijo en la oreja los nombres de muchos amigos suyos que ahora eran alcaldes de pueblos, diputados, viceministros, jefes de entidades creadas por el nuevo Gobierno y que lo están haciendo bien, mal o regular aunque nuestra productividad agrícola y alimentaria hubiera bajado ostensiblemente.

Como mi amigo Wayruru me pidió no publicar sus nombres, cumplo con mi palabra, pero estoy seguro de que él no me mintió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure