La Noticia de Perfil™ •

El Día del Peatón


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, martes, 05 de abril de 2011

Cuando me encontraba en Cochabamba escuchando las opiniones de los cochabambinos más inteligentes sobre la decisión del presidente Evo de llevar nuestro problema marítimo con Chile a tribunales internacionales de justicia, vino a buscarme al hotel Colón, donde siempre me hospedo, mi comadre Macacha para comunicarme que el domingo se celebraba el Día del Peatón.

Como no me gusta que nadie me llame peatón porque es una palabra que me suena feo, siendo más chocante que a las mujeres las llamen peatonas, le manifesté a mi comadre que no pensaba celebrar tal día, y la cholita me sorprendió con la noticia de que ya había alquilado dos bicicletas porque las autoridades habían prohibido por 24 horas la circulación de vehículos motorizados para disminuir la emisión de gases tóxicos en la atmósfera cochabambina.

De mala gana comuniqué a mi pariente espiritual que no había llevado a Cochabamba mis atuendos deportivos porque la misión que cumplí el sábado en el Bar Comercio (el Barco) era de carácter intelectual y patriótico, pues comprendí que la decisión de demandar a Chile ante tribunales internacionales había sido súbita y que era menester salir urgentemente en la búsqueda de cochabambinos expertos en Derecho Internacional e Historia de Bolivia y Chile, sin hacer a un lado a expertos que existen en otros departamentos de nuestro país.

Macacha hizo a un lado mi excusa de no contar con adecuados atuendos deportivos para montar en bicicleta todo el día y me dijo: “No se preocupe, compadre, porque le he traído la ropa deportiva que usaba mi marido (que en paz descanse) y que está lavadita y planchadita desde que se fue para siempre; creo también que le quedará un poco grande porque el difunto era más alto y gordo que usted, pero con la velocidad de la bici nadie lo advertirá…”.

Vestí la ropa deportiva del señor Trifón Racacha y monté en la bicicleta que su viuda había alquilado en el Día del Peatón, vistiendo ella un pollerín corto que seguramente usó en su viaje de bodas a Tiraque, que lo hicieron en bicicleta desde Cochabamba.

Después de unos minutos de pedaleo, en el Día del Peatón, ella me comunicó que formaríamos parte de la caravana presidencial que cumpliría el recorrido Cochabamba–Sacaba, ida y vuelta, o sea 24 kilómetros en total, sorprendiéndome que un centenar de ciclistas rodeaban al presidente Evo para protegerlo. El pequeño pollerín que lucía la ciclista Macacha fue aplaudido por algunos espectadores, preguntándose algunos quién era el viejito que protegía a la ciclista.

Gran parte del recorrido fui felicitándome como boliviano de tener a un presidente tan deportista, pues la radio me había informado antes que “el presidente de Chile, señor Piñera, había declarado a los chilenos que defendería la integridad del territorio chileno con valor y prudencia”.

La doble Sacaba fue cumplida con éxito por Macacha y este viejito que lució los atuendos deportivos del que fuera el marido de una viuda guapa y con mucha plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure