La Noticia de Perfil™ •

Una mujer nos defenderá


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia,domingo, 10 de abril de 2011

Por primera vez en nuestra historia, una mujer fue designada Ministra de Defensa, en reemplazo del señor Rubén Saavedra, quien ocupa la Dirección de Estrategia de Recuperación Marítima. El hecho impactó en la opinión pública, aunque personalmente no me sorprendió, pues hace cerca de dos años es una señora la encargada de mi defensa en esta dura guerra que libro contra la crisis. ¿Sabían ustedes que la Ministra de Defensa en España también apellida Chacón…?

Así también lo entendió mi comadre la señora Margarita viuda de Racacha, quien se presentó en mi domicilio muy ufana para comunicarme la posesión de la señora María Cecilia Chacón Rendón como ministra de Defensa y la obligación nuestra de ir a congratularla en su despacho de la plaza Avaroa.

Esta vez Macacha se había vestido con pollera de terciopelo rojo, blusa blanca de seda y un hermoso mantón negro sobre el cual lucía varias medallas y condecoraciones que nunca me las había mostrado. Al contemplar esas distinciones, le pregunté qué eran esos chullu-chullus que brillaban en su busto, lo cual indignó a mi comadre, quien me contestó indignada:

“¡No son chullu-chullus, carajo, son las condecoraciones que ganó en el Chaco mi heroico marido (que en paz descanse) y que las lucirás tú cuando vayamos a felicitar a la nueva ministra de Defensa, María Cecilia Chacón!”.
Me prendió en el pecho las condecoraciones de su difunto marido (que de Dios goce) y me llevó a pie hasta el Ministerio de Defensa, pues las calles estaban bloqueadas por manifestantes que habían acudido de todo el país. En el largo trayecto, mi comadre me habló de la excelente decisión presidencial por la cual se encargará de la defensa de nuestro país una mujer, como lo hicieran las heroínas de la Coronilla en 1810. Con unción cívica, me preguntó:
“¿Qué hacían los hombres cochabambinos cuando las heroínas defendíamos la colina de San Sebastián…?”.
Respondiéndole en nombre de mis antepasados:
“Estábamos estudiando”.
En el largo camino hacia el Ministerio de Defensa, las personas que reparaban en nosotros se preguntaban:
“¿Quién será esta cholita guapa y garbosa a la que acompaña ese viejito con tantas condecoraciones…?”.
También escuché la respuesta:
“El viejito debe ser un benemérito de la Guerra del Chaco y la cholita debe haberse casado con él con la esperanza de que él muera pronto y cobrar la pensión como viuda del benemérito”.
No pude menos que sonreír ante tales comentarios.

Fatigado por la caminata, pregunté a mi comadre Macacha ¿qué pensarán los militares al tener a una mujer como Ministra de Defensa y tener que cuadrarse ante ella…? La cholita cochabambina me respondió diciendo que no le preguntara sonseras, pues el más valeroso de los militares sabe que la mujer ordena mejor que el hombre, aunque éste grite más y que el más fiero de los generales sabe que el soldado siempre sale derrotado ante los encantos de cualquier mujer.

Cuando llegué al Ministerio de Defensa, un centinela me arrancó las condecoraciones que yo llevaba en el pecho y me dijo que éstas habían sido compradas en la Feria 16 de Julio de El Alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure