La Noticia de Perfil™ •

¡No achaquen a la Achacollo!


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, miércoles, 27 de abril de 2011

Entre las fotografías de importantes personalidades del Gobierno que adornan la mesa central de mi living, se encuentra una a colores de la señora Nemesia Achacollo, una de las figuras femeninas más influyentes del Movimiento Al Socialismo (MAS), a quien siempre consideré una estrella.

Al leer en los periódicos que a mi estrella la pueden convertir en huevo estrellado, o como decimos los cholos ilustrados en una “kauna estrella”, recurrí a los hombres sabios que viven en Cochabamba, pero ellos me dijeron que este asunto debería ser dilucidado en tierras aymaras, aconsejándome que consultara el caso con algunos amautas, debiendo escogerlos muy bien porque el más famoso de todos, el amauta que entronizó al presidente Evo en Tiwanaku, fue acusado de narcotraficante, desprestigiando a gran parte de la estirpe aymara. Al saber estas cosas, recurrí a mi amigo yatiri llamado Wayruru, quien es muy conocido en Achacachi, donde también es muy conocida la Achacollo. Le digo la Achacollo no por falta de respeto hacia ella, sino por la costumbre de llamar de esa manera a las mujeres muy célebres, y por eso solemos decir: “la Tacher” o “la Hillary”.

Cuando encontré al yatiri Wayruru, le invité una cerveza en una tienda de El Alto, pues —como ustedes saben— en esa población hay drásticas ordenanzas municipales que prohíben el funcionamiento de bares y cantinas los lunes y los martes, y sin mayor dilación le manifesté mi pesar por lo que ahora le sucede a mi estrella Nemesia Achacollo, a quien le achacan nuevas irregulares en su desempeño como ministra de Desarrollo Rural y Tierras.

Lo primero que me dijo Wayruru es que ese afán de salpicar a la Achacollo con escándalos en la calificación y adjudicación de tierras es obra de un complot para desprestigiar a los buenos dirigentes indígenas, entre los que se encuentra la Achacollo, quien en años anteriores ya había sido diputada masista, para luego ser designada Ministra del presidente Evo, quien la confirmó en el cargo cuando se produjo la última crisis de gabinete, lo cual demuestra la confianza que tiene Evo en la Nemesia, concluyendo sus palabras con el grito épico de “¡No achaquen a la Achacollo!”.

No obstante de su fanatismo por la Nemesia, Wayruru me confesó que la Achacollo ya había sido acusada cuando era diputada, por uso y abuso de influencias y otros delitos que yo desconocía, o mejor dicho, los había olvidado. Lo cierto es que estamos ante un nuevo escándalo que ha originado el alejamiento del Presidente del INRA, poniendo en riesgo a mi estrella, quien puede ser echada a la sartén que la convertiría en un huevo estrellado.

Acerca de este asunto escandaloso, no sabe nada mi comadre Macacha, cholita cochabambina a quien nunca le conté la admiración que sentí por Nemesia, quien fue mi estrella durante muchos años. Macacha no me habría perdonado jamás el haber tenido otra estrella con polleras. Por favor, no le hablen jamás a Macacha de ninguna Nemesia ni de ninguna Achacollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure