La Noticia de Perfil™ •

Necesitamos turistas valientes


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, martes, 19 de abril de 2011

Directivos de la industria turística y de agencias de viajes empeñados en mostrar los atractivos naturales bolivianos a los viajeros extranjeros informaron que éstos desistieron de visitarnos a raíz de la convulsión que reina en todo el territorio boliviano. Al conocer esa triste noticia, hablé con mi compañera de viajes y transportadora oficial, la señora Margarita viuda de Racacha, para conversar acerca de nuestro destino turístico y espiritual durante los días de Semana Santa. La valerosa cochabambina me dijo que nada teníamos que hablar al respecto porque ella había decidido que pasaríamos los días santos en Cochabamba, donde yo había reservado una habitación en el hotel Cochabamba para mí y otra para ella en el alojamiento Calatayud, en la avenida Aroma.

Prudente como soy, le comuniqué que en estos últimos días se habían producido algunos choques entre bloqueadores de caminos y “valientes” policías que agredieron a colegas periodistas en la Apacheta, robándoles —además— sus equipos de filmación.

Mi valerosa comadre me contestó así:

“No tenga usted miedo, compadre, porque nada malo podrá sucederle en ningún camino de Bolivia, bloqueado o no, mientras su comadre Macacha lo transporte en su motocicleta Harley Davidson”.
Tímidamente puse en conocimiento de mi comadre que las fuerzas sindicales, cuando están en plan de guerra, no respetan ni a los periodistas ni a las mujeres. Me pidió valor y confianza en ella.

Le reiteré que es peligroso dirigirse a cualquier ciudad boliviana porque algunos mineros siguen apoyando a los maestros y otros huelguistas y que no me gustaría morir despachurrado por un cachorro de dinamita, temor que también debieron sentir los turistas extranjeros que pensaban visitar Bolivia.

Al mencionarle el nombre del explosivo, mi audaz transportadora oficial me dijo que cargaría en mi motocicleta la dinamita que guardamos bajo mi lecho conyugal, a lo que me opuse porque podríamos volar ambos por el aire. Ella me hizo caso, pero me avisó que llevaríamos con nosotros una ametralladora liviana para pasar tranquilos los días de Semana Santa.

Hablando de turistas mujeres que fueron secuestradas y asesinadas por delincuentes bolivianos, le conté a mi comadre los casos de una mujer israelí y otra suiza, hechos acaecidos hace varios años. La cochabambina no se inmutó y replicó diciendo:

“Necesitamos realizar nuestra propaganda turística en el exterior dando nuestra bienvenida a turistas valientes que no tengan miedo a los bloqueos de caminos ni a las manifestaciones callejeras, ni a los cachorros de dinamita que los machos mineros bolivianos arrojan a los pies de cualquier transeúnte."

Después de tanto charlar y sin hacer caso a mis prudentes observaciones, mi comadre Macacha me amarró a su cintura y me lanzó por los caminos de Bolivia para pasar unas tranquilas jornadas santas.

Sea valiente como mi comadre. Drop in Bolivia y welcome (Ven un momento y bienvenido).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure