La Noticia de Perfil™ •

Proliferación de yatiris


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, viernes, 1 de abril de 2011

Como lo hacen muchos ciudadanos, acudo semanalmente a la Feria 16 de Julio a comprar para mi uso algunas prendas de vestir que provienen de Estados Unidos, como ser chamarritas que seguramente vistieron sabios estudiantes de la Universidad de Harvard o la de Stamford, sin haber pisado esas famosas universidades, adquiriendo además finas camisas, corbatas y también calzoncillos poco usados e higienizados, a precios increíbles.

Cuando tengo suerte, también suelo comprar repuestos para mi motocicleta y para los automóviles de algunos amigos míos, y no falto a la verdad cuando les cuento que he comprado armas que pertenecieron a militares y policías para mi uso personal en defensa propia. En resumen: en la mencionada feria alteña hay de todo y a precios bajísimos.

Sin embargo, el último sábado que estuve allí me contaron que en los alrededores de la Feria 16 de Julio, los alteños habían expulsado a cerca de 200 falsos yatiris que hacían su agosto haciéndose pasar cual si fueran yatiris auténticos que dominaban las artes de la adivinación y el brujerío, engañando a un público inocente que anda preocupado al no saber qué le pasará mañana y qué comerá pasado mañana.

Al saber de esta eclosión de falsos yatiris, lo primero que me dije fue: estos falsos yatiris son una competencia desleal a mis amigos yatiris Wayruru, Calimán y Titirico, que son verdaderos profesionales, graduados en centros especializados de Achacachi, Patacamaya y Ayo Ayo, yendo en busca de ellos para que todos juntos pidamos al Gobierno garantías para el trabajador profesional.

Los encontré chupando en el Naiclú Malena, como de costumbre. Cuando les comuniqué la noticia periodística, uno de ellos me respondió que los yatiris proliferan en épocas de crisis, porque nuestra gente no sabe lo que podrá suceder mañana.

Wayruru, que es más inteligente que los otros dos, me dijo con tono de profeta: “Ahora, ante el anuncio presidencial de que Bolivia acudirá a tribunales internacionales de justicia para recuperar nuestra condición marítima, aparecerán centenares de yatiris ante el presidente Evo, ofreciendo sus servicios como ‘asesores marítimos’”. Al escuchar la profecía de Wayruru, dije a mis amigos yatiris: “Entonces, ahora es el momento para prevenir al Presidente sobre esos falsos yatiris que llegarán hasta el Palacio, sólo para ganar notoriedad”.

Los yatiris Wayruru, Calimán y Titirico, brujos andinos profesionales y que actúan —según ellos dicen— al servicio eventual de nuestro actual canciller David Choquehuanca, no se mostraron preocupados por la proliferación de yatiris en la Feria 16 de Julio en la querida ciudad de El Alto y me dijeron muy sueltos de cuerpo que en nuestro país hay sitio para millares de yatiris que tratarán de resolver, a su manera, los muchos problemas que afronta nuestro atribulado país, lo cual me puso un poco optimista al pensar que yo también podría convertirme en yatiri después de 60 años de ejercer el oficio de periodista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure