La Noticia de Perfil™ •

Inscripción de candidatos


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia,miércoles, 18 de mayo de 2011

Como era de prever, la mayoría de los legisladores aprobó el reglamento para la designación de quienes serán candidatos a magistrados en las elecciones del mes de octubre y lo hicieron ante un pueblo absorto que no sabe quién fue Montesquieu, ni quién es la diputada Paco ni el senador Tupa.

Lo cierto es que después de un ejercicio físico esforzado de levantamientos de manos y de muchas horas de calentamiento de curules, ya están abiertas las inscripciones para quienes aspiran a ser candidatos a magistrados, de entre los cuales los mismos legisladores elegirán a quienes el pueblo de Bolivia votará para que sean los magistrados que administrarán la Justicia.

Al saber que ya está abierto el libro de inscripciones en el Palacio Legislativo, me visitó mi comadre Macacha, alentada por el hecho de que el 50% de los magistrados a elegir deberán ser mujeres, por lo cual me dijo: “Si salgo elegida por los votos de los cochabambinos, dejaré de vestir como chola y vestiré la toga…”. Como siento mucho afecto por mi comadre, traté de desanimarla diciéndole que todo sería un fraude electoral, ya que —de acuerdo con mi experiencia de vida— Jalisco y el Movimiento Al Socialismo nunca pierden… y si pierden arrebatan, como dice la canción ranchera mexicana.

Sin embargo, mi heroína cochabambina se hallaba ilusionada ante la idea de inscribirse en la Asamblea Legislativa como candidata por considerarse capaz para ser magistrada y en especial Presidenta del Tribunal Supremo Constitucional. Ante mis fallidos intentos de convencerla de que era mejor su esforzado trabajo de prestamista al por menor que intentar administrar Justicia, dije a mi comadre: “Está bien, comadre, empecemos a llenar la solicitud de inscripción y redactemos juntos el primer requerimiento”, poniéndome frente a mi máquina de escribir.

Lo primero que le pregunté a mi comadre fue a quién dirigiremos su pedido de inscripción, respondiéndome Macacha: “Será pues al Presidente de la Asamblea Legislativa…”. Comenzando la carta por ser dirigida a don Álvaro García Linera, presidente de la Asamblea Legislativa, y a reglón seguido escribí: “Compañero Alvarito”, tratamiento que no le gustó a Macacha, porque nunca había sido ella su compañera. Como estos socialistas son tan especiales, Macacha me dijo que pusiera: “Querido hermano Alvarito”, pero nos pareció muy familiar, quedando en que nos dirigiéramos al camarada Álvaro.

Ahí quedó la redacción de la carta, pues mi comadre no pudo continuar con su dictado, después de lo cual se enfadó porque yo era incapaz de escribir una carta tan sencilla como ella me había pedido, acusándome de periodista inútil, incapaz de redactar una carta sencilla que pudiera conseguir su inscripción para candidata a magistrada y Presidenta del Supremo Tribunal Constitucional, terminando con amenazarme con recurrir a su admirador, el doctor Parihuancollo, quien por haber nacido cerca de Orinoca y actuar junto a Evo en la Banda Imperial de Oruro ya había sido invitado a ser candidato a magistrado. Es que todas las mujeres son muy difíciles, aunque sean tus comadres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure