La Noticia de Perfil™ •

Terroristas bolivianos ocultos


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 8 de mayo de 2011

Como les había prometido, hoy les ofrezco mi versión periodística de lo que aconteció en la última reunión realizada en el Bar Comercio (El Barco) de Cochabamba y que fue auspiciada por el Ateneo Pericles Onasis, dirigido por mi amigo el pensador greco-cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga.

El tema central de este encuentro fue “Psicosis Preterrorista en Cochabamba (Bolivia)” que aqueja a importantes capitales del mundo a raíz de la muerte del terrorista Bin Laden acaecida en Pakistán por acción de un comando norteamericano.

Cuando llegamos con mi comadre Macacha a los salones del Bar Comercio, advertimos fuertes medidas de seguridad que nuevamente nos solicitaron nuestras cédulas de identidad y nos interrogaron acerca de amistades y parentescos que podríamos tener en Afganistán, Pakistán, Irán e Irak, para concluir en una inspección de nuestra ropa y del interior de las polleras de mi comadre Macacha, lo cual provocó mis protestas.

Al ingresar nos contaron que también se cumplían medidas de seguridad en importantes lugares de Cochabamba, como las torres Sofer, el Cristo de la Concordia, el Palacio del Sillpanchu, el Palacio del Laping (también llamado “La Irma”), el restaurante La Suiza, o sea los lugares más importes de la ciudad del Rocha River.

La reunión fue inaugurada por mi amigo el pensador greco-cochabambino, quien con sabias palabras explicó el evento para evitar que personajes desalmados trataran de convertir a Cochabamba en Coche-Bomba alterando así el dulce vivir de los cochabambinos, hoy amenazados por la psicosis mundial que se produjo after Bin Laden.

Un eminente etimólogo originario de Quillacollo nos deleitó con su magistral lección acerca del psique griego y el siqui de los quechuas, asegurándonos que nuestra actual psicosis viene del vocablo griego, mientras que el siqui de los quechuas continuará refiriéndose al trasero de las personas, aclaración que hizo sonreír a mi comadre Macacha.

Un erudito nacido en Cliza, quien nos había prometido hacernos conocer la verdad acerca del terrorismo en Cochabamba y en Bolivia, nos sorprendió a todos cuando reveló que en este momento no existía en el país ningún terrorista famoso que pudiera hacer volar los monumentos famosos antes mencionados, porque los pocos que teníamos habían colgado los cachos o las botas y ahora estaban dedicados a leer libros y a sorprender a auditorios casi alfabetos con sofismas de buena elaboración.

Sin embargo, nos dijo:

“Hay otros terroristas a quienes debemos temer, porque ya nos sacudieron una vez y podrían repetir sus hazañas terroristas, refiriéndose el cliceño a un señor que se llama Luis Arce Catacora, ministro de Economía, quien en plena Navidad del año pasado hizo estallar la bomba del gasolinazo, que el mismo presidente Evo tuvo que intervenir rápidamente para apagar las llamas de esa explosión.
El cliceño nos anunció que en cualquier momento ese terrorista podría volver a actuar u otros que ostentan igual poder ministerial. Fue el orador más aplaudido de todos, y como buen cliceño, nos robó el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure