La Noticia de Perfil™ •

Temores de un trabajador


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, sábado, 30 de abril de 2011

Desde que yo era un niño sentí mucho miedo y respeto por el 1.o de mayo, Día del Trabajo, pues ya en la víspera veía que en mi hogar nos aprovisionábamos de alimentos y pan, porque en esa fecha las tiendas y los almacenes permanecerían cerradas, los cines no ofrecerían funciones y no habría servicios de tranvías ni taxis, ni de góndolas, que así se llamaba a los colectivos. Lo más terrible de todo era que los niños no deberíamos salir a las calles, porque estarían ocupadas por los trabajadores que por entonces eran unos temibles anarquistas.

El contenido de todo el parrafazo anterior se lo conté a mi comadre Macacha, quien sonrió ante mis temores infantiles y me dijo: “Las cosas han cambiado mucho en nuestro país y sólo subsiste en vísperas del 1.o de mayo, temores acerca de las medidas que podría anunciarnos el presidente Evo para celebrar ‘dignamente’ la Fiesta del Trabajo, pues ya se hizo costumbre desde hace algunas décadas que el Presidente obsequie a los trabajadores la nacionalización de algunas empresas extranjeras, lo cual nos produce un gustito muy especial a todos los bolivianos”.

Haciendo a un lado lúgubres presentimientos, dije a la cochabambina: “Ojalá mañana el Presidente nos anunciara la nacionalización de la wiphala, porque me han dicho que es española y que la usaban los Tercios españoles cuando luchaban en Flandes”. Sugerencia que dejó boquiabierta a mi comadre, quien sólo atinó a preguntarme dónde quedaba Flandes, y cuando supo que Flandes se hallaba en Holanda, me dijo que ella creía que estaba en un sitio alejado de Cochabamba. Sin embargo, no le gustó mucho mi idea, pues la creyó improbable, ya que muchos originarios creen que fue inventada en tiempos del Kollasuyo.

Continuamos charlando acerca de la nacionalización que podría anunciarnos Evo a los trabajadores en nuestro día y les cuento que hay una probable que me gustó mucho. Macacha me dijo: “Escuché en el mercado Rodríguez que Evo podría comunicarnos mañana ‘la nacionalización de los médicos’, que consistiría en una ley por la cual los médicos en nuestro país tendrían que ser bolivianos, volviendo a Cuba los centenares de médicos cubanos que ejercen en nuestro país, con nuestros agradecimientos por haber trabajado muchos años”. Lo único que dije al escuchar esa posibilidad fue: “Qué linda sería esa medida y hasta yo aplaudiría al presidente Evo”.

Alentada por mis aplausos y el casto beso en la mejilla que le di, mi pariente espiritual me contó que le habían dicho que mañana Evo nos anunciaría a los trabajadores bolivianos la nacionalización de asesores presidenciales y ministeriales, pues en este momento hay muchos asesores venezolanos, cubanos, españoles y afganos en el Palacio de Gobierno, varios ministerios y viceministerios que han desplazado a nuestros yatiris de las asesorías que desempeñaban con gran éxito y mejor conocimiento de nuestros problemas nacionales.

Si todo lo que sugirió Macacha se cumpliera mañana, los trabajadores bolivianos seríamos felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure