La Noticia de Perfil™ •

Psicosis preterrorista


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, viernes, 6 de mayo de 2011

A raíz de la muerte en Pakistán del terrorista Bin Laden a manos de un comando norteamericano, una suerte de psicosis se apoderó del mundo al pensar en una posible respuesta de quienes se sienten heridos por la muerte de su líder y aquel miedo llegó hasta Cochabamba, que es la cuna de los movimientos políticos de nuestro país.

Hoy recibí una llamada telefónica de mi amigo Aristóteles Giorgiadis Quiroga, eminente pensador grecocochabambino que preside el Ateneo Pericles, para manifestarme que el pueblo cochabambino está hondamente preocupado y temeroso ante posibles acciones terroristas que podrían producirse en la ciudad del Rocha River ante la desaparición del señor Bin Laden, por lo cual era urgente reunir a los parroquianos inteligentes del Bar Comercio para estudiar medidas en contra del terrorismo.

Consulté con mi Transportadora Oficial si mi motocicleta Harley Davidson se encontraba lista para trasladarnos al downtown boliviano y ella me respondió: “Todo está dispuesto para viajar en este momento a Cochabamba y más aún si es para coordinar acciones contra el terrorismo que es una actividad perversa y condenable, pues por ella mueren millares de inocentes”.

Montamos en el poderoso vehículo y cuando Macacha quiso encender el motor, éste no le respondió, intentando varias veces la operación, hasta que la cholita lanzó una palabrota, siendo tan pulcra en su hablar, que me escandalizó. Sin embargo, la moto no respondía, lo que nos obligó a desmontar para ver lo que sucedía. Mi comadre indignada me dijo en voz muy alta: “Esto me parece que es un acto de terrorismo para impedir que vayamos a Cochabamba para estudiar medidas contra ese flagelo”, sugiriéndole que llamáramos a un mecánico. Éste vino y arregló el desperfecto y mi comadre y yo salimos como flechas en un nuevo raid que bautizamos como “Polleras al viento contra el terrorismo”.

En pocas horas llegamos a la Llajta y desembarcamos en el Bar Comercio (El Barco) que estaba custodiado por voluntarios del Ateneo Pericles, quienes revisaron las polleras que vestía mi comadre Macacha en busca de una bomba o algún artefacto explosivo, porque Aristóteles Giorgiadis Quiroga nos dijo: “Los terroristas son muy astutos y no temen guardar explosivos pegados a sus propios cuerpos y si explotan mueren felices, porque saben que se irán al Paraíso que su profeta les ha prometido”.

Los asistentes a la reunión acordamos aplazar el debate para mañana, con varios oradores que contribuirán al debate con listas de los terroristas en Bolivia y sus campos de acción. Otro quillacolleño dijo haber sido amigo de un terrorista cochabambino, ahora convertido en hombre pacífico y devorador de libros, alternando su actividad con la de domador de parlamentarios e hipnotizador.

Antes de declarar un “cuarto intermedio”, se recomendó a los asistentes mucha observación de extraños que podrían ser agentes terroristas dispuestos a atacar edificios emblemáticos de Cochabamba y especialmente el Bar Comercio, donde se concentran los mejores exponentes del poder económico, político, judicial y militar de Cochabamba. Sigilosamente nos dispersamos para volver mañana a la misma hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure