La Noticia de Perfil™ •

La noche del periodista


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, viernes, 13 de mayo de 2011

La noche del periodista es mucho más interesante que el Día del Periodista, dije a la única mujer que escucha embelesada todas las tonterías que digo en esta etapa de mi vida en la que podría llamarse “sala de preembarque”, de la cual ya no puedes salir de acuerdo con las normas aeroportuarias.

Ésa es la razón por la cual no pude asistir a los actos que se realizaron en la Asociación de Periodistas el pasado día del 10 de mayo, a los que fui invitado en compañía de mi comadre Macacha en ausencia obligada de mi esposa. La cochabambina me dijo que estaba presta para acompañarme a la mencionada reunión con mis colegas, pero conociendo a mis colegas periodistas hace muchas décadas, dije a mi pariente espiritual que a tales reuniones uno puede asistir confiadamente con la esposa, pero nunca con su chola, aunque ésta fuera su comadre.

La cochabambina no se dio por vencida y me manifestó que nadie le prohibiría festejar el Día del Periodista, porque ella respeta mucho esta noble profesión u oficio desde que fue designada mi protectora y proveedora ocasional de fondos en esta larga crisis, y que ella había decidido acompañarme a los festejos que se realizarían en el naiclú Malena de la ciudad de El Alto con la presencia de eminentes intelectuales alteños, invitados especiales que acudirían desde Chuma y Achacachi, inteligentes yatiris, periodistas alteños famosos como Roberto de la Cruz, el arquitecto Patana, alcalde de esa ciudad, y las bailarinas del elenco estable del local dirigidas por Madame Frufrú.

Montamos en mi motocicleta Harley Davidson y en pocos minutos llegamos al Malena, en cuya puerta principal un letrero gigantesco decía: “Hoy, la noche del periodista en honor a los periodistas bolivianos y cochabambinos. Varones: entrada gratis. Damas: pagarán por su pareja”.

Nos condujeron a una mesa que ya estaba reservada por mi comadre Macacha, en la que había un tarjetón que decía: Achacachi Times, periódico actualmente gerentado por la financista cochabambina, mientras en las mesas vecinas lucían letreros de El Times de Cochabamba y otros periódicos importantes del país.

Cuando quise conocer al célebre periodista alteño Roberto de la Cruz, fundador de “Los Talibanes de El Alto”, me dijeron que él no pudo asistir por hallarse de duelo por el reciente fallecimiento del líder terrorista Bin Laden. Mi comadre alegró mi noche al anunciarme en la oreja que ella pagaría la cuenta por considerarse casi una periodista, porque su nombre aparecía casi todos los días en varios periódicos del país.

Cuando el yatiri Wayruru me abrazó en esta “noche del periodista” me dijo que él había realizado muchas gestiones para que yo pudiera ser invitado al desayuno que el presidente Evo había ofrecido a algunos periodistas en el Palacio de Gobierno, pero que aquéllas fracasaron porque el vicepresidente García Linera se había opuesto. Le di las gracias por su buen deseo y le dije que no se preocupara porque los periodistas pobres como yo hace mucho tiempo que no desayunamos.

La fiesta concluyó para mí cuando Macacha me levantó en sus brazos y me dijo en la oreja: “La noche del periodista ha concluido”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure