La Noticia de Perfil™ •

Las “bartolinas” se pasaron



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 14 de enero de 2010

Supe por conocimientos elementales de nuestra Historia que Bartolina (diminutivo de Bartola) Sisa fue una gran mujer que inspiró y alentó las hazañas rebeldes de su marido Túpac Katari y que cuando ella fue capturada por las autoridades españolas de la época también fue sellado el final y el ímpetu del héroe indígena.

Como ese episodio forma parte de nuestra Historia, siempre lo respeté porque entiendo que todo lo que sucedió en nuestra comunidad desde entonces hasta ahora no es otra cosa que la sucesión de episodios motivados en hechos anteriores. Es que la historia no se inventa ni alimenta de hechos aislados, sino que todos se encadenan desde el origen común hasta el destino común que tiene toda nación.

Iba perdiendo el tiempo en esas reflexiones que a nadie le importa cuando escuché por la radio “que entre varias decisiones de la organización de mujeres ‘Bartolina Sisa’ se pedía a las autoridades paceñas cambiar de nombre a la plaza Murillo, llamándola plaza 21 de Enero porque en esa fecha fue elegido Presidente el señor Evo Morales…”.

Creí no haber escuchado bien y le rogué a mi esposa que dejara de darme besos en la oreja porque estaba dañando mi sentido auditivo, pero ella me ratificó lo que yo había escuchado:

“Se quiere cambiar el nombre de la plaza Murillo para llamarla plaza 21 de Enero, fecha en que también el presidente Evo sería nuevamente investido como Presidente del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico de Bolivia”.

¿Qué hacer ante este sopapo inmerecido a nuestro prócer paceño Pedro Domingo Murillo…? Como era de noche, busqué en mi ropero la tea que encendió Murillo y que yo la guardo apagada en el ropero, junto a mi guitarra y otros objetos valiosos.

Logré llegar al pie del monumento al Protomártir de la Independencia, esperando encontrar allí a millares de paceños desagraviando al revolucionario paceño que dio su vida por lograr nuestra libertad, pero no encontré a nadie que representara a la paceñidad y sólo pasaron tres cochabambinos paisanos del alcalde de La Paz, señor Juan Del Granado, y cinco chaqueños paisanos del prefecto de La Paz, el señor Pablo Ramos.

Entonces, con mi tea encendida, me acerqué al monumento y le dije al héroe a quien se recordó en el Bicentenario del 16 de Julio de 1809:

“¿Me escucha usted, don Pedro?”.
Respondiendo el ilustre paceño:
“Te escucho claramente y advierto en tu tono que estás indignado, ¿podrías decirme el motivo?”.
Tuve que contarle todo acerca del pronunciamiento de la Organización de Mujeres Bartolina Sisa y sobre todo el pedido para cambiar el nombre de la plaza Murillo y llamarla plaza 21 de Enero, fecha de la investidura presidencial del señor Evo Morales, y don Peter Sunday Little Wall me dijo sonriendo:
“No te calientes, Paulovich, esta plaza llevará siempre mi nombre porque yo formo parte de la historia de La Paz y de la de Bolivia. Las “bartolinas” “se pasaron”.
Ya tranquilo volví a mi casa portando siempre la tea de Murillo, que es la tea de la Libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure