La Noticia de Perfil™ •

Aumento de salarios



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 28 de abril de 2010

Como sentí un permanente escozor en las palmas de mis manos, consulté con mi comadre Macacha, quien luego de examinarlas me dijo: “Seguramente recibirás platita de mi comadre que está en España, o el presidente Evo anunciará aumento de sueldos y salarios con motivo del 1 de mayo que es la fiesta del Trabajo”.

Llamé por teléfono a mi esposa y ella me respondió muy dulcemente que todavía no había llegado el fin de mes y que la deuda externa de España llegaba a la astronómica cantidad de 4.600 millones de euros, suma que me impresionó y me obligó a decirle que si sufría de algún apuro financiero yo estaba dispuesto a enviarle cualquier dinerillo a costa de cualquier sacrificio.

Llamé también a mis amigos yatiris para ver si sabían algo del aumento salarial que decretaría el presidente Evo luego de su convincente triunfo en las elecciones de diciembre de 2009, respondiéndome los brujos andinos no saber nada al respecto y que el Presidente planetario viajaría en estos días a Venezuela a conversar con su tío McChávez, quien tal vez le proporcionaría dinero.

Ante este panorama sombrío y mi escasez de fondos por estar a fines de mes le levanté mis ojos de cojudito a mi comadre Macacha, quien al sentir el impacto de la mirada profunda de mis chascañawis me dijo: “Yo te podría prestar algo de platita, compadre, pero no quiero que te acostumbres a recibir plata de una mujer, creo que lo más honrado que puedes hacer es elevar un pliego de peticiones al Gobierno haciendo saber a las autoridades de Hacienda cuánto subió la vida y a cuánto asciende tu canasta familiar y también tu canasta extrafamiliar, si es que la tienes”.

Conversando con amabilidad y dulzura con mi comadre Macacha, le dije que soy periodista y soy botarate y andaluz, pues nunca pregunto por el precio de las cosas y de los alimentos y de las ropas pues cuando siento deseo o necesidad de algo lo pido a la vendedora y meto mi mano en mis bolsillos para ver si el dinero que llevo en el bolsillo me alcanza o no para comprarlo, veo una fruta que me gusta, una salteña que me tienta, un fricasé o un chicharrón que me antojo, una corbata que me parece bonita, un libro cuyo título me interesa y los adquiero cuando la platita que llevo en mi bolsillo alcanza para ello.

Mi comadre se sorprendió al conocer mi conducta económica y me dijo que no era aconsejable y que ningún aumento de sueldos y salarios que dictara el presidente Evo me alcanzaría para vivir tranquilo y sin sobresaltos. Sonreí ante las palabras de mi comadre Macacha y le dije: el presidente Evo hace lo mismo que yo, pues si se antoja de un satélite que fabrican los chinos lo compra al tiro sin preguntarles el precio; si ve un avión que fue fabricado por los franceses para el Manchester United lo compra y paga 40 millones de dólares y si le muestran un avión ruso “Antoniev” que vale cerca de 40 millones también lo compra, y también se va a comprar misiles rusos, armamento moderno y una planta nuclear que se llamará Chernituy.

Ser así nos hace felices y qué me importa el incremento salarial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure