La Noticia de Perfil™ •

La Noche del Periodista



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 11 de mayo de 2010

Tanto o más interesante que el Día del Periodista es la Noche del Periodista, acontecimiento que celebré en uno de los salones del naiclú Malena de la ciudad de El Alto en compañía de mis nuevos amigos, entre los que hay yatiris, feriantes, adivinadoras, pajpacus, encantadores de serpientes, sanadores, kallawayas que llegaron de Chuma y sublíderes de la ciudad que aspiran a ser autoridades alteñas.

Más que mi larga y porfiada labor de periodista, soy conocido en esta ciudad como “el profesor de tangos”, pues me gano la vida enseñando a bailar el tango a señoras y señoritas de la alta sociedad alteña, aunque unos pocos me conocen como columnista en varios periódicos del país, mientras mis enemigos políticos sostienen que soy un “calumnista”.

Pues bien, la reunión de ayer, lunes, Día del Periodista, no comenzó con la interpretación del Himno Nacional, ni del Himno a El Alto, ni los himnos a La Paz y Cochabamba, pues un coro “polifónico” integrado por aficionados cantó la cueca Viva mi patria Bolivia, una gran Nación, por ella doy mi vida, también mi corazón, que tuve que bailar en el centro de la pista, hasta que mi pareja de turno, mi comadre Macacha, perdió el resuello.

El yatiri Calimán levantó un copa espumante “champú” con la frase protocolar que dice:

“En nombre de mi Gobierno y en el mío propio, brindo por nuestro amigo Paulino Huanca, pariente de nuestro recordado Felipe Quispe Huanca, hoy desplazado en la CSUTCB por un camba joven”.
Después, el yatiri Titirico dio lectura a los mensajes de felicitación que recibí de mis parientes en España, Suecia y Alemania, además de otros amigos cochabambinos residentes en los cinco continentes, sobresaliendo entre estos últimos el de un amigo cochala que ya se encuentra en Sudáfrica, en la ciudad de Johanesburgo, quien nos anunció que “está guardando” sitio en las graderías del estadio de esta ciudad para los bolivianos que asistirán a las finales del Mundial, entre los que se hallaría el presidente Evo, fanático del fútbol.

En mis palabras de agradecimiento señalé que la fiesta en el Día del Periodista era mejor en la Noche del Periodista, pues pertenezco a la última generación bohemia del periodismo que hacía su oficio durante la noche y prolongaba sus fiestas hasta la madrugada. También recuerdo haber dicho:

“Todas las cosas importantes en Bolivia se hacen de noche, como el amor, los periódicos, las insurrecciones y las salteñas”.
Finalicé mis palabras con un recuerdo a mis compañeros periodistas que compartieron mi vida bohemia, y a veces la organizaron, como Kid Bailey, Tomás Blacutt, Jaime Humérez, Mario Maldonado, Pedro Shimose, Juan León, Humberto Vacaflor, Harold Olmos, Roy Bazán, Alfredo Arce, Fernando Salazar Paredes y otros.

Al final se leyó un mensaje del Alcalde electo de la ciudad de El Alto, aunque nadie vio su firma, y que dice:

“En nombre del señor Alcalde, señor Patana, le saludo en este día porque usted es un periodista que escribe con las patas”.
Yo creo que dice la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure