La Noticia de Perfil™ •

¿Qué nos regalará el Presidente?



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 30 de abril de 2010

Esta mañana me levanté con la ilusión de que mañana es un poco mi cumpleaños, porque cuando llega el Primero de Mayo, Día del Trabajo y del Trabajador, el Presidente de la República siempre nos regala algo a los trabajadores; unas veces nacionaliza el petróleo, otras veces nos da un cuantioso aumento de sueldos y salarios, y algunas veces nos regala una empresa como Entel, que no había pagado y hasta ahora le siguen cobrando.

Con la alegría que me salía por los poros (Poro Norte y Poro Sur) llamé a mi comadre Macacha por teléfono para preguntarle si ella ya había sabido cuál sería el regalo que nuestro generoso Presidente nos entregaría con motivo de la fiesta del trabajador, en la creencia de que ella —por ser curiosa como todas las mujeres— habría podido enterarse antes que los periodistas.

Macacha me dijo que había tratado de averiguar cuál sería el regalo que nos anunciaría para hacernos más felices a todos los trabajadores pero que fracasó en su empeño, habiendo preguntado hasta al vicepresidente Álvaro García Linera, quien le había respondido éste que ese tipo de secretos no le confía Evo porque es un top secret.

Ella me sugirió ir a pasear por la plaza Murillo para preguntar a las palomitas que suelen llegar hasta los aleros del Palacio de Gobierno para arrullarse tiernamente si habían escuchado a algún personaje palaciego alguna referencia acerca del regalo que nos haría Evito con motivo de la fiesta del trabajador, pero ninguna paloma sabía nada.

Paseando por la plaza, Macacha me preguntó: “¿Crees que Evo nos regalará mañana con la nacionalización de la mina San Cristóbal?” Le respondí diciendo que ese regalo me parecía muy caro, sobre todo ahora que el Ministro de Hacienda anduvo buscando inversionistas norteamericanos en Estados Unidos y que además había una poderosa ONG, amiga del Gobierno, que participaba de ese negocio minero.

Nos acercamos a un guardia militar del Palacio Quemado y le preguntamos inocentemente si él sabía algo del obsequio que nos haría el Presidente planetario, como le llamó García Linera, pero el soldadito nos dijo que no había visto a nuestro Presidente en los últimos días porque aquél viajó a Venezuela para conversar con el presidente Chávez, por lo cual él creía que nuestro regalo pudo haber sido comprado en Caracas, aconsejado por el amigo caribeño del Presidente orureño.

Total: Mi comadre Macacha y yo no sabemos nada del regalo que nos hará mañana el Presidente a los trabajadores. Ojalá fuera un buen aumento de sueldos y salarios para equilibrar nuestra canasta familiar, aunque también existe la posibilidad de alguna nacionalización al fiado.

De todas maneras, la ilusión es lo último que debemos perder y es por ello que hoy dormiré tranquilo y esperanzado en que nuestro Presidente nos entregará un gran obsequio a los trabajadores en nuestro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure