La Noticia de Perfil™ •

Cochabamba y su gran feria



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 2 de mayo de 2010

Hace pocos días se inauguró la Feria Internacional de Cochabamba y es la versión número 27 de esta muestra que organizan los cochabambinos para enseñar a Bolivia y al mundo que allí se trabaja con denuedo y sacrificio para el progreso del país todo, sin detenerse mucho tiempo en hacer ofrendas a la Pachamama ni ferias de alasitas para honrar al Ekeko.

La idea de viajar a Cochabamba y asistir a la Feria fue de mi comadre Macacha, inteligente y guapa chola cochabambina quien me dijo: “¿No quisiera usted, compadre, viajar a Cochabamba unos días, visitar la Feria Internacional, conversar con hombres inteligentes, visitar a su tía Encarna, gozar de la mejor comida del mundo, dormir en el Gran Hotel Cochabamba, no gastar ni un centavo y tener una chola que lo cuide gratis…?”.

A las pocas horas de escuchar esa proposición, yo estaba en una suite del Gran Hotel Cochabamba, mientras mi comadre Macacha se hallaba instalada en su casa propia, ubicada en la zona de la Muyurina, preparando ungüentos para frotarme los ttusus (léase pantorrillas) para aliviarme de mis dolores reumáticos.

Ella alquiló con su plata una motocicleta no tan hermosa como mi moto Harley Davidson que dejé en La Paz, y vino al hotel para conducirme al famoso Bar Comercio (El Barco), donde me esperaban mis amigos inteligentes cochabambinos (perdón por la redundancia), presididos por el pensador greco-cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga, que celebran una Sesión de Honor con motivo de la Feria Internacional de Cochabamba que se realiza en los campos de Alalay. Se entonaron los himnos de Bolivia y Cochabamba, y al finalizar éste, se escucharon gritos de ¡Viva Wilstermann! Y ¡viva Aurora! y también un emocionado “¡Gloria al Okjmillo!”, personaje inolvidable del siglo XX cochabambino.

El presidente del “Ateneo Pericles”, el pensador greco-cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga, rindió homenaje a la memoria de los ciudadanos cochalas Dr. Jorge Rojas Tardío, José Canedo, Sr. Coco Canelas T., monseñor Wálter Rosales, Ing. Luis Calvo y monseñor Lucho Rodríguez por haber encarnado las virtudes del hombre cochabambino. Luego se formó una comisión del “Ateneo Pericles” para visitar oficialmente la XXVII Feria Internacional de Cochabamba, acompañando a los invitados especiales y algunos coladores, entre los que me encontraba.

Grande fue mi sorpresa al encontrar en la Feria a mi comadre Macacha, quien había sido contratada como “hostes” junto a otras bellezas mucho más jóvenes que ella y vestidas con graciosos trajes que utilizaron menos tela en su confección.

Macacha nos condujo por las calles y avenidas de la Feria donde se levantaban los pabellones internacionales de Europa, América y Asia, donde se exhibían sus modernísimos adelantos industriales. Las industrias bolivianas grandes y pequeñas también fueron expuestas y admiradas. Macacha me dijo: “Es que el mundo sigue progresando y Bolivia también, para felicidad del hombre que es el rey de la creación”. ¿Qué habrá querido decir Macacha?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure